La historia del metanol se remonta alrededor de 1661, cuando Boyle logró por primera vez la recuperación del metanol a partir de vinagre de madera cruda

En los cien años siguientes, el metanol se recuperó como alcohol de madera de la destilación de la misma.

En 1923 Mittasch logró producir metanol de monóxido de carbono e hidrógeno (gas de síntesis)  empleando un catalizador. El metanol se recuperaba junto a una serie de componentes con oxígeno y el catalizador presentaba un tiempo de ciclo muy corto.

Posteriormente Patrat describió la síntesis de metanol por hidrogenación de metales activos y con óxidos de metal como catalizadores. Esto condujo a una primera planta comercial. El proceso requiere presiones que van desde 300-1000 atm y temperaturas de 400ºC. Actualmente se utilizan catalizadores que contienen comúnmente cobre que permiten trabajar a presiones más bajas.

A comienzo de los años treinta, un conjunto de plantas comerciales se pusieron en funcionamiento en los EE.UU., con una capacidad por planta de 100 a 500 toneladas/día, usando ácido crómico.

En 1935, se sabía que los catalizadores basados en cobre proporcionaban ventajas considerables en la síntesis de metanol, pemitiendo presiones y temperaturas más bajas.Sin embargo, eran extremadamente sensibles a los componentes de azufre. Se crearon sistemas adecuados de purificación para la eliminacíon del azufre. El primer proceso de síntesis de metanol a bajas temperaturas fue procesado al mercado por ImperialChemical Industrial Ltd (ICI), Gran Betaña. En ese momento, el alemán Lurgi Gesellschaft Fur Warme und Chemoteknik desarrolló un proceso de síntesis de metanol a baja presión, aplicando un reactor tubular calentado con agua hirviendo.

La mayoría de las plantas de metanol en los últimos veinte años operan segun los dos últimos procesos expuestos anteriormente (ICI o Lurgi).